Nuestra abundancia de cosas, nos hace pobres de tiempo y espacio.

Hoy les comparto una reflexión de todas las cosas que acumulamos y no necesitamos


El problema es que la cumulacion de cosas produce desorden en tu hogar, un desorden pequeño que no se corrige puede convertirse en un desorden de proporciones considerables con el paso del tiempo, uno donde ya no encuentras nada de lo que necesitas y que además te deja sin espacio para moverte y disfrutar tu vida




Menos tiempo libre – cada objeto que posees ocupa un espacio en tu casa que tú ya no podrás habitar. Cada objeto que posees requerirá una porción de tu tiempo para adquirirlo, limpiarlo, acomodarlo o repararlo, revisar su estado y reemplazarlo.



Cada pertenencia te roba un pedacito de vida, así que acumularlas sin pensar te robará un montón de tiempo que es preciado y, a diferencia de las cosas, irreemplazable.  Tiras tu dinero a la basura, entre más objetos posees, menor es la posibilidad de que los utilices (pues tu tiempo sigue siendo el mismo, y debe dividirse entre todas tus pertenencias).



Si tienes demasiadas cosas que no usas, estás tirando a la basura el dinero que te costaron. Adicionalmente, tener demasiados objetos que ya no te sirven te dificulta saber bien lo que tienes y encontrarlo, y por eso a veces terminamos comprando dos o más ejemplares de cada cosa. No saber lo que tienes ni dónde está es como no tenerlo. 




Te puede empobrecer, y en serio,  imagínate perder documentos importantes y difíciles de reemplazar como tu pasaporte, certificados de estudios, pólizas de seguros, estados de cuenta, comprobantes de impuestos, comprobantes de derechos laborales, títulos de propiedad, etc. Los perjuicios podrían ser millonarios, y las oportunidades dejadas pasar, incalculables. Desde no poder salir del país cuando lo necesites, hasta quedarte sin pensión. Asegúrate de tener un lugar adecuado para los documentos y objetos más importantes de tu vida.


El desorden además puede afectarte en lo siguiente: 



Un declive social, si tienes desorden y suciedad en tu casa, tu auto o tu oficina, tus amigos y familiares evitarán visitarlos. Además, muchas oportunidades de empleo o de negocios surgen de gente cercana, y aquellos que conozcan tu casa serán menos propensos a recomendarte para actividades que impliquen responsabilidad y organización. 



Retrasa tu desarrollo emocional, cuando te empeñas en conservar un objeto que no necesitas, puede deberse a dos razones: te aferras al pasado o tienes miedo al futuro. Es normal tener algunos ítems con “significado emocional”, como fotos y premios, pero todo se sale de control cuando guardamos ropa, trastes, juguetes, zapatos y otros artículos prácticos sólo porque nos recuerdan algún episodio del pasado. Igualmente, conservar 8 pares de tijeras, 30 botellitas de champú de hoteles, revistas viejas, contenedores sin tapa, aretes sin par y otros artículos por si acasñ, refleja que no te sientes capaz de enfrentarte a lo que pueda traer el futuro.



Así como sonreír, aunque no tengas ganas, te hará sentir más feliz, deshacerte de los objetos que te anclan al pasado o que sirven como muletas para el futuro te ayudará a sentirte más seguro y a disfrutar mejor el presente. 



Altera la paz en la familia, cuando hay desorden, hay peleas. El hogar es el sitio donde deberíamos poder experimentar descanso y serenidad, no un campo de batalla con nuestros seres queridos y pertenencias. 



Tu Hogar, Tu lugar Sagrado